Instinto Femenino

Haciendo inventario de ex

Imagen de google.

Ese día decidí salir con el, me parecía atractivo, interesante y tenía un cuerpo de esos que imaginaba en mis años de juventud; de revista, moreno, atlético, buenas nalgas y un pecho marcado. Personal training para no decir que era medio vago. Llego al café en un descapotable de tres décadas atrás. Ropa de ejercicio, calzado de correr y una sonrisa capaz de bajarle los panties a cualquiera. Después de mucho hablar ese día me invito a su apartamento, largas horas de conversaciones, y llegamos al gancho de siempre, el típico hombre que cree que diciendo piropos pueden llevarnos a la cama con rapidez. Yo había decidido que esa noche quería estar con el. Pero me hice la tonta, lo dejé hacer su drama de psicólogo, lo dejé entrar en confianza, crear su atmósfera y cuando él creyera que ya tenía a su presa, taran, me dio el primer beso, tal vez él creyó que caí en sus brazos o tal vez el callo en mis entrepiernas. Y jamás volví a verlo, quedo entre los amores del pasado. Todo porque ese día entre a su baño y me encontré con  un traje de esos de conejita, estaba justo al lado del empaque, no aguante la tentación de ver que era. Pero justo ese día el me había preguntado que si me atrevía a ponerme un traje de esos para el verme. Y no se porque pero soy medio moralista cuando los hombres se ponen medio creativo queriendo jugueticos sexuales y trajes de vainas eroticas. El único juguete con el que me gusta que jueguen lo tengo justo en la entrepiernas. Y uso ropa interior porque es socialmente correcto. Así que entendí que este tipo debía quedar en mis amores del pasado. Y creo que una de las cosas que más he disfrutado de algunos amores que han quedado en la historia es que siempre trato de cerrar con un extraordinario encuentro, tal vez para que se queden con el gusto o para que me recuerden con ganas. 

Otro amor del pasado que recuerdo me doblaba la edad cuando estaba en los veinte, lo recuerdo porque con el jugué sucio, amaba los encuentros en su compañía pero me encantaba ver que le gustaba tanto y yo disfrutarme verlo una vez al año. Tal vez si un día me lee sabrá quienes es. Fueron 4 encuentros. Uno por año, se pasaba el año llamándome, pero a mi lo de cabrona me lo pusieron al nacer, no se porque me encanta ese tipo, pero disfrutaba mas verlo rogarme que tener encuentros con el. Si tal vez ahora me lo encontrara le diría que no lamento haberme divertido. Hay amores que he dejado por rápidos: no me gusta la velocidad cuando se trata de encuentros. El hombre que no respeta mi ritmo, si me gusta, estoy con él y lo borro para no repetir jamás un segundo encuentro. Tal vez soy radical, pero no me gusta que no respeten un no, odio las insistencias. 

Y por último tengo amores del pasado que no eran solteros, pero que he querido con locura. De esos encuentros repetitivos, pero que el tiempo te demuestra que son afectos perdidos. Hombres ajenos, sin intención de enojar a los moralistas, pero muchos de mis amores del pasado fueron casados, no me arrepiento, pero en este momento de mi vida creo que ya he madurado bastante y no tengo intención de regalarme, pero tampoco me arrepiento de haber querido y de haberme dejado querer, los amores del pasado sirven para comparar, para reír al recordarlos, para tener referencias de encuentros buenos, malos y no tan malos y por supuesto para reírte de todos los pendejos que algún momento has conocido, no hago inventario para no ponerme calificativos, pero sin un día quiere reírse haga el suyo.

@hildaarzeno

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: